lunes, 26 de noviembre de 2012

Hacienda somos todos. Pero unos más que otros.



Ayer mientras iba en el tren leí un artículo sobre cómo los gigantestecnológicos evitan pagar impuestos en España sin embargo me sorprende que cada cierto tiempo y en diversos medios se lea algo similar. Y también me sorprende que se culpe a las empresas, o se quiera demonizarlas, cuando es algo perfectamente legal. Estoy de acuerdo en que se debería hacer algo al respecto y por eso escribo esto.

¿De dónde piensas q provienen los impuestos? incluso yendo más lejos el estado.
Muy probablemente desde q alguien pudo imponerse sobre otra persona de cualquier manera posible, esta fue la célula del estado y más adelante de los impuestos. Para más convincentes argumentos ver aquí  o aquí . ¿Acaso la democracia no se basa en último término en ver qué grupo tiene más poder?

Seguramente no tendrían un gran componente de justicia social. Hoy en día hay muchos argumentos para tener impuesto y podríamos esgrimirlos abarcando áreas q van desde el derecho, la moral, la historia, la filosofía, la política y/o economía. Desde el punto de vista económico por regla general los impuestos distorsionan y pueden promover la ineficiencia, aunque n otros casos pueden hacer lo contrario. También es importante tener en cuenta q es lo que pasa en la realidad con los impuestos, y en general pasa que tienden a ser evitados, pocos quieren pagarlos.
Tengo la teoría de que muchos de los mejores cerebros del mundo se dedican a esquivarlos. Sobre todo si hablamos del impuesto de sociedades o similares. Donde si además tenemos paraísos fiscales y compleja legislación internacional no hay nada que hacer.

Me pregunto hasta qué punto es conveniente incluso tenerla:
  1.    La competencia a nivel global favorece a quien usa paraísos fiscales, ya que la empresa es más competitiva en costes. Así que las empresas que pagan sus impuestos tienen desventajas y castigo.
  1. Las empresas con mejores asesores tienen ventajas. Así q las empresas medianas y pequeñas están desamparadas. Además lo que se paga en promedio es mucho menor a lo estipulado. Una simplificación sería conveniente. Reducir el impuesto de sociedades sería bueno, porque en realidad el que se tiene ahora no es utilizado, sino que de manera efectiva es mucho menor, ver aquí y aquí. ¿No sería más sencillo ponerlo más bajo desde el principio y ahorrar en legislación? Para ver esto más claro puedes mirar aquí.
  2. Ayudaríamos a que los empresarios y directivos usaran su talento a algo más rentable que evadir impuestos, y esto sería que se centraran en ser más productivos y competitivos mediante mejoras en la productividad. A un mayor Impuesto de Sociedades más incentivos a evitarlo. Puedes mirar aquí y aquí.
  3. Las empresas pertenecen a alguien, que deberá pagar otros impuestos, los cuales son más difíciles de esquivar. Como el IVA, impuestos de lujo al comprarse un Ferrari o el IRPF. Si bien estos impuestos son también evitables en mayor o en menor medida, pero en principio menos (aquí ejemplo de tributación de dividendos). Probablemente habría que cambiar el IRPF o el modelo anterior parecía mejor en este sentido.
  4. Un argumento dado es que la empresa debe pagar a la sociedad por los beneficios que obtiene de ella, i.e.. educación de los trabajadores, carreteras, sistema judicial... nótese que esto es algo indirecto, y si se crearán pagos de manera directa, por uso o servicio, sería mejor, ya que la gente sentiría que paga por algo en concreto no por algo abstracto. También es verdad que no todo puede ser mercantilizado.
  5. No solo un menor Impuesto de Sociedades sino uno más claro y transparente, sin tantos vericuetos.
Presente: 
        7.    Los políticos no se cansan de decir en tono solemne que el crédito no fluye y que eso causa la crisis, algún día hasta me lo voy a creer. Pues bien, con un bajo Impuesto de Sociedades muchas empresas invertirían en España, me refiero a inversión directa, que es mucho mejor que la que un banco puede ofrecer. Empresas internacionales se asentarían aquí y aprovecharían de paso nuestras REBAJAS en mano de obra, traerían su tecnología y saber hacer, algo sin precio. 
      8.    Actualmente casi no se cobra Impuesto de Sociedades. Alguno dirá que bajará la recaudación, pero en tiempo de crisis los impuestos de sociedades no generan mucho porque pocas empresas tienen beneficios. 
        9.    Puestos a regalar dinero prefiero que lo tengan las empresas que los bancos. Ya que algo mejor que guardarlo harán.

 Así que sugiero una bajada del tipo de Impuesto de Sociedades y me preocuparía mas de impuestos como el IVA, especiales, y el IRPF, así como impuestos directos que repercutan sobre quien efectivamente crea un coste (siempre dentro de lo razonable y con el papel del estado de cubrir ciertos costes sociales q no se cubrirían de otro modo). Ya que estos son simplemente más difíciles de esquivar y de rastrear.

sábado, 24 de noviembre de 2012

Ventajas que podría tener para España un proceso de independencia para Cataluña



Muchas veces los economistas nos olvidamos de cuál es nuestra verdadera misión de la economía, que siendo breve, y sin entrar en discusiones, es la búsqueda de la felicidad. Para mucha gente esto puede parecer raro, incluso para muchos economistas, yo muchas veces me olvido, sin embargo, de vez en cuando se lo recuerdan a uno. Hace unas semanas asistí a un seminario sobre la felicidad desde el punto devista económico que impartió Bruno Frey en mi departamento.
Su charla fue muy entretenida e interesante  a la par que graciosa. Por ejemplo él dijo algo como, supongamos que podemos medir la felicidad y alguien le preguntó, primero deberíamos suponer que sabemos que podemos definir la felicidad… lo cual viene a ser algo muy complejo.
Mañana serán las elecciones catalanas, y desde hace unas semanas el tema de la independencia, el “derecho a la autodeterminación”, que si España roba a Cataluña, 16.000* millones de € al año, de que en los últimos treinta años el montante total es de 300.000 millones de €, si Cataluña estaría o no en la Unión Europea, en qué condiciones… y todas esas cosas son temas candentes. Que ya de paso digo que no me parecen más que una tapadera para Mas y que no le viene nada mal a Rajoy, en tanto en cuanto nadie habla de muchos otros acuciantes problemas, sin olvidar que este es un tema histórico y que debe ser tratado con valentía, ya que solo pienso que se está incrementando el malestar entre hermanos.
Incrédulo me quedo entre lo que hay que oír entre unos y otros sectores: unos dicen. Sin embargo creo que otra vez nos olvidamos de que la economía y la política deben procurar la felicidad humana,  aunque en anteriores post (aquí y aquí)  y más que habran, ya he explicado por qué no lo ocurrirá.
En este post pretendo hablar de algo que nadie habla, o que al menos yo no he leído estos días en la prensa, y es, hablar un poco de las ventajas que podría tener para España un proceso de independencia para Cataluña, o en otras palabras probablemente más realistas, en el corto medio plazo, una mayor transferencia de competencias a las CCAA.
Volviendo al comienzo del post en la que habla sobre el trabajo del Profesor Bruno Frey dónde habla sobre la relación entre felicidad, democracia y federalismo (como aquí  y aquí).  El profesor Frey es suizo, dónde hay hasta 26 cantones,  además en su trabajo estudio cómo en el federalismo, o la proximidad de la democracia al pueblo hace que aumente la felicidad de los mismos.  Esto parece razonable además si añadimos la paliza que es uno tiene cada día en los telediarios y periódicos sobre estos temas, creo que más de uno sentiría cierto alivio. Así que probablemente la felicidad aumentaría tanto para catalanes, vascos y el resto, ventaja número 1: mayor felicidad.
La ventaja número 2, es que el gobierno central debería mejorar su trabajo ya que otros pueden seguir el ejemplo. O acaso no se ha notado, que muchos estamos sufriendo la crisis mientras nuestros gobiernos no parecen padecerla tanto, el sistema no parece ser muy bueno, así que hay que cambiarlo, ¿para qué sirve el senado?, ¿qué hacen las diputaciones?... el Estado Central debe saber y sentir que si no hace su trabajo correctamente, otros hay dispuestos para que los hagan. Por supuesto, esto debe ser reciproco, las CCAA deben estar dispuestas a perder su poder si así lo quieres sus electores. No olvidemos esto.
La ventaja número 3, competencia entre CCAA. La competencia entre las distintas comunidades autónomas debe ponerse de manifiesto, permitirse y fomentarse. Por ejemplo, las CCAA tienen asignados parte de impuestos como el IRPF y el IVA, sin embargo, no pueden reducirlos o modificarlos. En mi opinión sería interesante que pudieran reducirse de manera que las CCAA compitan entre ellas de esta manera. Nótese que esto podría ser ruidoso para inversores extranjeros, pero podríamos establecer unos máximos y que las CCAA compitan a los mínimos. Esto es conocido como “votar con los pies", ya que si me interesa irme a otra comunidad o país pues habrá que irse.
La ventaja número 4, si a Cataluña le va bien al resto también. Por mucho que se nos quieran poner barreras muchas son los lazos que nos unen, no solo económicos, sino culturales y familiares. Si a tu hermano le va bien, no podemos más que alegrarnos por él. Este podría no parecer un argumento económico pero lo es.  En otras palabras, esto no es un juego de suma cero.
La ventaja número 5, las cosas clara. Los gobiernos deberán aclarar escrupulosamente que hacen con el dinero, particularmente en los que unos llaman “solidaridad interregional” que unos llaman y otros “expolio”. Una vez que este muy claro, pocos serán los que se quejen si realmente es una transferencia útil de los ricos a los pobres, pero si no es así deberá desaparecer esa transferencia. Pero aunque desaparezca totalmente, en todos los escenarios siempre podemos “votar con los pies” e irnos a otro CCAA autónoma a vivir.

En mi opinión cuando todas las CCAA esten compitiendo entre sí, querran tener una normas comunes para evitar fraudes fiscales, corrupciones y otras cosas, así que ellas mismas verán (o no) la necesidad de la existencia de un Estado Central y con que peso y competencias. Además habrá mayor información por todas partes y se verá que cosas cómo grandes infraestructuras, el ejercicito, una legislación entre bancaria común, la policia y otros muchos services pueden ser y son muy benificiales si se gestionan desde una autoridad central, o acaso cabe duda de que los criminales pueden actuar entre regiones y si cada una tuviera una policia particular incurririamos en costes de información (ya sé que existen policias autonómicas pero no actual solas).

Bueno con este post, espero hacer pensar en posibles ventajas que podrían tener el debate separatista en España, para los que no quieres separase de España. Sin embargo llamo la atención de que todos los anteriores puntos pueden ser matizados y mucho, pero creo que las ideas claves están ahí.
  
*diversas cifras hay por ejemplo ver aquí aunque a mi no me importa para lo que quiero hablar, solo señalar que no es algo claro y evidente.

viernes, 23 de noviembre de 2012

Ramón María-Dolores

    Incrédulo y pasmado me he quedado está mañana al saber el fallecimiento de Ramón María-Dolores, mediante el email que hemos recibidos de José Alcalde en la Facultad de Economía de la Universidad de Alicante. Incrédulo por sorprenderme buscando su esquela (ya que no quería creer el email) en vez de sus obras. Si bien es cierto que sabía que estaba enfermo pensaba que ya estaba recuperado o en proceso, y lo hacía dando clase, ya que volvió después del tratamiento; también porque siempre me sorprendió su vitalidad, energía y alegría y no podía imaginármelo de otra manera. Pero no es así.
Yo conocí a Ramón en la Universidad de Murcia, en una asignatura sobre macroeconomía en cuarto de Economía; yo venía de Empresariales, así que no tenía demasiada idea de su asignatura e infinidad de preguntas le hice, en parte porque no sabía demasiado y por otra parte por que me encantaba la asignatura. Un día en el que le hice no pocas preguntas e interrupciones en clase, me pidió que me quedara; yo esperaba un tirón de orejas por cansino, sin embargo me propuso otros temas para que dedicara el tiempo más interesantes.
Pronto su ayuda y consejos se extendieron más allá de la asignatura, fomentando mi intereses y curiosidad en estos en la macroeconomía y econometría. Durante el siguiente curso, pedimos una beca de colaboración y pese a que él pasó ese curso en la Universidad de Oxford, siempre tuvo tiempo para responder a mis dudas y preguntas sobre los temas en los que trabajábamos. De aquella experiencia aprendí mucho.
En gran parte por su apoyo y estimulo decidí seguir estudiando economía y hacer el doctorado, en mucho me ayudó y no pocas cartas de recomendación me escribió, para que continuará mis estudios, como actualmente hago en la Universidad de Alicante.
Mirando atrás creo que si no hubiera sido por él, muy distinta sería hoy mi vida. Su ejemplo, dedicación, esfuerzo y obra perduraran en el tiempo y solo me queda darle las gracias, como mentor y profesor.
Así que mi más sincero pésame a su pareja, familia y seres queridos. Y solo contarles el aprecio que por él sentimos sus alumnos, como la tristeza embarga hoy nuestro corazones y más de uno nos sentimos un poco más huérfanos hoy.

martes, 20 de noviembre de 2012

Incentivos para el Nacionalismo en España II



Así que en este “juego de tronos” tenemos un “estrategias dominantes” (podríamos pararnos y aplicar un poco de teoría de juegos), i.e.: “esto que funciona lo he hecho yo, esto que no funciona lo ha hecho el otro”.
Además nuestro estado está hecho en “dos velocidades”, o dicho de otra manera, hay CCAA que tienen más transferencias que otras, por un lado están Navarra y el País Vasco y por otro las demás. Por supuesto las demás quieren llegar a alcanzar el autogobierno (=poder para sus presidentes y políticos locales) que las primeras. Nótese que en una empresa  se tendería a buscar que es lo más eficiente para los ciudadanos/clientes, sino la competencia (de haberla) acabaría con ellos. Pero esto no pasa en el gobierno entre regiones. Así que el sistema hace que tendamos a disgregarnos, pese a que más de un indicador nos muestra que nuestras comunidades autónomas, son de hecho más autónomas que estados federales (creo que no es necesario entrar en detalles aquí de cómo definir y luego medir la descentralización del estado, sin embargo aquí puede el lector interesado hacerse una idea de lo complicado del tema http://www.fundacioncajamar.com/mediterraneo/revista/me1009.pdf).
Por el momento, he explicado que por cómo está montado nuestro sistema tendremos a disgregarnos a medio plazo, 1) debido a que los políticos de las CCAA, querrán coger más y más poder del gobierno central, tienen incentivos a hacerlo, 2) hay varios tipos de CCAA así que todos quieren tener los mismo que los otros.
Ahora hablaré, de otro factor 3) la “solidaridad”, esto es que los ciudadanos con mayor renta pagaran más impuestos que los que tienen menor. Y a su vez los que tienen menor renta en teoría recibirán más servicios y transferencias del estado solidario. Por supuesto si cogemos en espacio físico donde se concentra gente con mayor renta, pongamos por ejemplo, La Moraleja, y comparamos con otro más pobre, pongamos Calasparra, veremos que seguramente, la gente de La Moraleja, paga más impuestos y recibe menos servicios que la gente de Calasparra.  Bien, la misma idea aplicada a CCAA es argumento válido para los políticos (ya sabemos que para perpetuarse y/o tener más poder) y parece ser que es un argumento de peso.  Aunque sin pronunciarme en si es bueno o malo si que podemos decir que hay solidaridad y que se ha notado (por ejemplo en este trabajo del Profesor Martínez Carrión http://www.fundacioncajamar.es/mediterraneo/revista/me0710.pdf se puede ver la evolución de la desigualdad en las provincias de España en términos de estatura, ojo en término de estatura (¡¡)). Hay economistas que piensan que este mecanismo es malo a largo plazo y pueden tener razón.
4) Nuestros queridos políticos esgrimen razones históricas y sentimientos nacionalistas. No entro en esto, ya que en el mundo de los sentimientos puede ser confuso. En cualquier caso podría ser utilizado por los políticos para conseguir más poder por más tiempo. En cualquier caso, ¿si algún territorio se independizara que pasaría con la gente que no tiene ese mismo sentimiento nacional?. Es de suponer que exilio. Sería un exilio muy paradójico, ya que te exilian de tu tierra, a tu tierra pero que no es en realidad tu tierra. Esto podría pasar, no hay más que ver los apellidos.

Incentivos para el Nacionalismo en España I



Hace ya algunos años, cuando estudiaba economía en la Universidad de Murcia, recuerdo una clase de Sector Público (huelga decir de qué va la asignatura) Ambrosio Sempere Flores, nos hizo una pregunta: ¿Qué es lo que un político más quiere cuando llega al poder?, creo que alguien contestó que cumplir el programa su programa electoral, otro satisfacer a su electorado, ayudar a quienes le han ayudado a llegar al poder… en fin ninguna respuesta parecía satisfacer al catedrático y todos estábamos algo confusos. “Lo que todo político quiere cuando llega al poder es seguir teniéndolo”.  
He aquí un problema claro, los incentivos, este problema también es conocido como costes de agencia (no en sentido estricto). La idea es que, por ejemplo, los incentivos de un accionista de Telefónica no tienen por qué ser los mismos que los de su presidente, ni los mismos que los de un comercial o un cliente de la misma. Si ampliamos el juego, probablemente Telefónica no tenga los mismos incentivos que Hacienda. Fijémonos con un poco más de detalle (sin entrar en mucho detalle): el accionista de Telefónica quiere dos cosas, poder vender la acción más cara que cuando la compró y que le dé mayores dividendos. Los incentivos del presidente puede estar orientados a corto, medio o largo plazo, quizá esté pensando en irse a otra empresa así que en tal caso le gustaría repartir unos beneficios altos y así poder encontrar un mejor trabajo, sin embargo, puede tener la tentación de sacrificar el beneficio a largo plazo de Telefónica para conseguirlo. A un comercial simplemente le importará lo que ponga su contrato, si en su contrato le pone que ganará más dinero por hacer más portabilidades pues eso hará. Igualmente el cliente quiere el mejor servicio por el menor coste, lo cual es totalmente distinto a los que en principio querría el accionista y el presidente. Por supuesto Hacienda querrá cobrar la mayor cantidad de impuestos posibles, así que el presidente usará su imaginación para que esto no sea así, usará otros países y demás trucos fiscales. Así que los intereses de Hacienda, son opuestos a los de accionistas, presidentes y clientes.
Con lo anterior queda claro, que para el político primero estará su interés que es el de seguir perpetuándose en el poder o, si puede tener más. Y aquí es dónde voy, cada presidente de CCAA, o cada alcalde y por supuesto, el presidente del gobierno quieren lo mismo, así que todos luchan por lo mismo.
En este “juego de tronos”  en el que todos quieren más poder muchas veces el interés de los ciudadanos queda relegado a un segundo plano. Debe notarse, que esto también ocurre en las empresas, pero que en ellas la jerarquía es mucho más flexible,  y su estructura no requiere de largos procesos legales que puedes llevar años (cómo el cambar la constitución de un país) y por otro lado, por regla general es más fácil valorar una empresa que al Estado, ya que por definición este trabaja en cosas donde las empresas simplemente no les interesa trabajar  porque no les es rentable (algunos ejemplos son construir una autovía, un pantano, institutos, hospitales… todos ellos en algunos casos en otros pueden ser muy rentables, en manos privadas).